28 may. 2011

RESTIN PIS


“No somos nada”

(Señora en un funeral)

Aquí yace “yo”

Las cuatro paredes infinitas, gris oscuro presagiaban la catástrofe.

“Pero si era tan joven y tan bonita”

(La misma señora del funeral)

Al principio lloré, dije - hasta aquí no más llegué - pedí perdón por los pecados que había cometido ese día, no pude decir “he peleado la buena batalla he guardado la fe”, y morí con mi flor, estaba enraizada, pero despetalada.

Mi bisabuela me dijo: chiquilla (léase cantaito) cásate joven porque con lo rápido que creces no va a quedar ni uno que te quede bueno, oye…

Pero allí estaba (flash back) las cuatro paredes infinitas y yo desesperada… por más grito que pegara nadie pero NADIE me iba a escuchar. Me sentía más claustrofóbica que Gloria Trevi en convento.

Qué bonito ver cómo me rezan los ave marías mis tías del campo: los purísimas por cada perlita de rosario, mientras mi familia canta “cuando allá pase la lista…”

Después que pegué combos, como poeta piante choreado, entendí que por más que tratara, ahí me iba a quedar. Etapa 3: resignación. No esperaba esto.

Yo quería morir diva: de una intoxicación de pastillas caras porque algún Kennedy (u Obama en su defecto) me dejó.

Yo quería morir por mi creencia: en algún país asiático donde se prohibiera misionar

Yo quería morir como santa: la santa de las suripantas

Yo quería morir, no sé cuándo pero no con los ojos hinchados de tanto llorar y sola sola sola. De esta forma no, esperaba más pomposidad, más expectación de las personas, salir en Tv, alguna cadena de oración, mínimo.

Después de un tiempo, no lloré más, nadie me consoló, ya me había cansado.

Créditos a la araña de rincón que me picó y aceleró todo, gracias.

2 comentarios:

  1. creo que ya se de lo que habla esto...
    o por lo menos se de lo q me habla a mi.
    (y se me viene un flash back que se convertira en raconto cuando apague el pc...)

    pa eso se invento la literatura!!!!

    un abrazo cami

    ResponderEliminar