26 nov. 2011

Manifiesto de la sureña


Ni temporera con olor a fruta

Ni campesina de muslos voluptuosos que se revuelca con el patrón en el establo

Ni poeta que sueña con el potro solitario

Ni cantante de folk incomprendida

Ni china coqueta

Ni estudiante tapizada de artesanía

Ni dueña de fundo

Ni inquilina

Ni conocedora de la tierra y sus bondades

Ni cocinera con amor

Ni sumisa con voz entoná’

Ni pincoya

Ni panteísta

Ni pechoña

NO TRAIGO LA MAGIA DEL SUR

Antes de ayer me prometí aprender a cocinar arroz

Empapados de pop mientras nos damos las duchas de smog

Para sacarnos lo que somos:

Lodo y frustración

Dos estaciones de invierno más un pedazo de frustración enterrada

NO TRAIGO LA MAGIA DEL SUR

One hundred percent full of

dihueñe-trans

mapu-indies

n’guillatún-partys

Trueke de carreta de bueyes por deportivos

Mujeres chinas por industriales mujeres en serie

El cabildo por guanaco

NO TRAIGO LA MAGIA DEL SUR

Aquí no hay magia

Ni sur.

12 nov. 2011

When you are strange


Que linda era para que se haya cortado su vida así. Se irá directo al infierno por no acatar los designios divinos de la vida. Nadie la conoció porque ni ella misma se conocía. No somos nada. Pensar que ayer estaba conversando con ella.

This is the end, my friend

La cuerda, se veía y sentía áspera, un paso, dos, al cuello. La vida no tiene más sentido que en este momento, donde se sabe que se existe, se es consciente.

La vorágine palomita

Los ciclos hormonales fueron enanchando sus caderas, fusionándola con la madre tierra, su cuerpo guitarresco era escondido por ropas anchas, no se podía utilizar ropas que se insinuaran, era demasiado inmoral, demasiado puta – ¡no pues niña pareces bataclana! Ignorando las trabas mentales y pudores pasó por camas, como muñeca usada, porque no disfrutaba de lo animalezco, de la mala conversación. A la ducha cada sábado por la mañana a quitarse el olor a vicio y a cuerpo ajeno.

L’ infance

- tus ojos se ven deformes sin rímel, tu pelo parece piojento sin peinarlo, te ves anchota con ese vestido, cuídate ahora porque en unos años más no sabrás que hacer con ese peso, ¿tanto comerás? Ella se sentía distinta, qué importaba un rímel comparado con los problemas trascendentales. En su mundo interno, paralelo al tangible, era delgada sólo para estar tranquila, como un marrasquino en una torta: adorna pero no trasciende. Amaba leer un buen libro, escuchar música y llorar sola, tenía corazón de papel aunque se veía como roca sólida al expresar su opinión la pequeña niña de ojos grandes. Se atragantaba la comida pensando que le daba mucho más placer, que era un rito del que no iba a renunciar - que se queje y te mire raro el resto, no estás tan gorda, es sólo que al lado de tus compañeras rubias vomitivas, tú eres el bicho raro, la niña extraña que gusta del rock, la niña extraña que prefiere debatir antes de hacer caso, la que juega con los niños de pequeña porque no le gusta hacer de mamá o ser sometida a la jerarquía de hija. Serías rara en cualquier parte, querida u odiada, muy cuica para las chulas, muy anti-top para las cuicas, muy mujer para tus amigos hombres o muy directa para las mujeres pelambreras.

Frágil como una flor en la nieve, no tenía nombre, porque no era alguna, era muchas más.

Olvidada Rapsodia Torturadora


A Carmen Gloria Quintana y a los miles más

Que vuelven mil palomas blancas

Porque no perdonaré

Que salga el humo blanco

Porque yo no olvidaré

Que me quiten las uñas Que me quiten mi pudor Que me quiten mi rostro

Las convicciones son más fuertes que un arma

-Pero no se lleve a mi hijo pequeño, no se lo lleve por favor ¿Usted no tiene hijos? No se lo lleven, no se lo lleven…

Carmen, tu cara fragmentada es Latinoamérica separada, el Cristo de los ’80, estigmas de la piromanía de los Judas. Las risas acalladas por los gritos bañados en gasolina.

MIENTRAS HACÍAN SUS ACUERDOS DE PODER

EL ROSTRO DE LA CARMEN SEGUÍA IGUAL

-Vamos a hacer la democracia con esta barrikada. Dijo el niño.

Él pelea con piedra y puño, mientras el de verde con arma y balín ¿Qué no sabe usted de impotencia? ¿Qué sabe usted de la violencia?

Le pegan lumazos a mi hermano pequeño

Se violan a mi madre en mi cara

En su caras llenas de risa

Como en un trans de sangre y esquizofrenia

Se llevan a mi padre

Lo cuelgan de un fierro

Lo electrocutan entre más risas y más trances de los infrahumanos

Ni H.P. Lovecraft, ni Stephen King maquinearían algo como esto.

-Por favor no sé nada más… dijo él

No lo volvimos a ver

Mujeres sin útero


Desterradas desclasadas

Aquí se

DESACRALIZA DESACATA DESATA DESCENTRALIZA DESOBEDECE

Llevo la lucha en mi cuerpo

primero

Las niñas se AHORRAN HUMANIDAD

LAS ILUSTRADAS SE PRODUCEN PARA SALIR A LA PARTY A TIRARSE PARTY BOYS

Pensar se hace un ejercicio aeróbico, pero que lástima porque no adelgaza

Para ellas, es mejor es abrirse de piernas ante el sistema