22 ene. 2012

Tumor


Él se fue más rápido que yo, mi Ícaro. Demoré 9 horas y media, ya no era una excursión a Monopoly, antes dejaba el paraguas y empacaba vestidos extravagantes “porque allá nadie me mira”. Nos comunicamos entre pestañeos y gestos de ojos, su voz se reconfigura en mi mente. Es un lugar que cobra por sus respiros. Espero sentada, sala blanca, fría y extraña ¡feliz año nuevo!

Te amo en silencio.

Sostengo nuestras plumas y nuestro unicornio de peluche: los rascacielos ya no me sobrecogen, ni el arte, ni el metro teletransportador. Es un amargo enero bajo el sol.

2 comentarios:

  1. sentí un escalofrío,tumor... eres casi tu amor.

    ResponderEliminar
  2. ... pensar que entiendo un poco este escrito,por todas las circunstancias que has pasado, tu valentía y perseverancia quedaron plasmadas en estas letras... me llegó un poquito :)... besos y un abrazo de oso, siga adelante Camilú

    ResponderEliminar