10 jul. 2012

Confesiones de otra Lolita


De tabaco y copas,
no me vengas con femeneidades cortavenas
Pienso en muchos y yo botada en un Diván
analizan desnudan
tiran los cabellos
besan
Muerden
Huelen
Besan
Muerden
Todo el cuerpo
Nada más
Sólo besar morder husmear observar
En el fetiche
 dejarlos sólo ahí
movimientos cadenciosos
un vaivén de sus cuerpos
Y mi cabello es tirado con violencia
Pero no dolorosa (quizás sí, un poco)
Los caníbales se agitan en la respiración
Todo ya es un éxtasis
Mi cuerpo es sólo levantado por sus jadeos
Y sus manos
-                                                  -                    O      -
Sí, siempre me gustaron mayores
Ojalá con bigotes que expresen su mayoritud.
Los que olían a leche me parecían demasiado fáciles de deslumbrar
Generalmente se ilusionaban
Te abrazaban con pasión, mientras miraba el techo
Pensando en aquel hombre total.

Otra aclaración:
No todos los hombres son iguales
 no todos valen callampa (la callampa es algo hermoso)
de hecho en mis mejores amigos hay hombres,
mis amantes son hombres.
Ahora que TÚ precisamente, al que tanto detesté valiese menos que un ácaro
Es cuestión filosófica.
Aun así, aquel hombre que se detesta se desea también con locura,
Decirle que lo odias
Y luego morder su lóbulo de oreja.

No hay comentarios:

Publicar un comentario