9 jul. 2012

Tic tac del frío polar




Sospecho entonces que sí, fui amada sólo una vez, y también la muerte es un absurdo doloroso. Yo tengo un sabor amargo después de probar una temporada en el cielo.

I ESZOPICLONA

En un día como hoy te conocí, te acercaste con una pregunta tonta e irrelevante, yo capté que era una excusa a todas las miradas mías que rehusaste. Le temo a este Julio porque partió el mejor y el peor estadio de la existencia galáctica, arcoíris para que después un cáncer lo transformase en polvo y pavor, y esta ultraconsciencia del mundo que ella bien definiría como "nostalgia". Creo que ya es irrelevante retomar el fantasma hablándole, se ha ido la mitad de Luciérnaga perdida.

II Ultraconsciencia

Ya no recordaba si lo conocí un 10 u 11 de julio,

el beso fue, en el amanecer del 11.
Vamos a ver la luna
Un domingo, en el limbo
Zurdos
Itinerantes
Dolientes
Sonriente.
El vino nos hizo más coherentes
Nos dimos cuenta que ya nunca seríamos los mismos…
A veces en noches solitarias vuelve a mí ecos del pasado
El sol se veía brillante
Y la piel más nítida que cualquiera.
Los amantes sabrán que tengo una llaga abierta
Y aunque siempre habrá algo peor:
Tú cáncer, llaga abierta
recuerdo los ojos miel pegados en el techo.
Preguntándole a tu otra mitad, que lloraba cuando no la veías
-          ¿Por qué Lunita ya no siento mis brazos ni mis piernas? Tan solo soy una cara ¡Hasta cuando tendré que esperar!
Yo fui su única amante en simbiosis
Y estábamos destinados a la catástrofe
Ni culpa tuvimos
Para mí que me martirizo sola de extrañarlo hasta el dolor del corazón entre uñas

Volví a ser el adorno escondido de los otros,
 que a veces cuando ovulo me miran.
Despierto en sobresalto
Las noches que mi inconsciente desdobla y observa
Su cuerpo amarillo
El reloj sobre nosotros
EL ADIÓS NO ES PALABRA EN IMAGINARIO
Tiempo insolente.
El único que me amó.

Epílogo:

"La mujer se volvió loca, beat, usaba bigotes, dormía en una cama y aspiraba el olor del incienso. La ventana de su pieza nos hizo creer que pronto vendría la primavera, pero todo era mentira. La mujer alada pintó con sus manos una portada ficticia, para una realidad ficticia. La mujer foránea no es de este mundo, morirá una semana de la realidad, y yo, yo soy su escribano."

No hay comentarios:

Publicar un comentario