11 ago. 2012

De Venus hasta... (?)


Querido A.:
Intenté amar a cada hombre después de ti
Bajo el cielo amargo
Fallé…
Me vieron como su muñeca Y no me quisieron comprender.
Los asusté con mis mundos imaginarios, mis dudas y mis lágrimas.
Sé que tu abrazo me refugiaría y el silencio nos daría la razón.
Comprendimos lo complejo en una sonrisa.
La aguja que siento en mi vena…
Espero a los exámenes y que me encuentren enfermedades
Para ir al cielo pronto, quizás sólo verte desde la puerta por hereje.
Gritarte que la Tierra era horrible sin ti
Que me dolía el cuerpo de pena sin verte por las mañanas.
Te contaría que algunos días con más luz decidía emprender nuevos viajes
Pero siempre mi barco caía en tormentas.
Porque desde que te fuiste media vida se me fue.
Por qué te conocí, te reclamaría, mientras te doy un puño en el corazón, tal vez haber vivido en la inocencia del despecho eterno hubiese dolido menos. Por qué te quedabas en silencio al hablar de vejez como si predijeras tu fin. Te mentiría con un te odio, después te abrazaría pero en tu paciencia sólo me llamarías “absurda, te amo arcoíris”. 
Las olas se llevan los escombros y también he muerto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario