25 sept. 2012

Carta a un amigo



A veces veo aquel niño rubio
De ojos celestes,
Me desarma, pero…
No se fijaría en una cholita como yo.

La que junta cada chaucha para subir a la micro
En un día como hoy.
En este país los rubios no se fijan en las cholitas,
Menos en las que piensan
Y sufren, como los cangrejos que nacen en invierno.

Una cholita porfiada de difícil carácter.
No, él no se fijaría en una como yo
Lo veo en la calle lo saludo de lejos
Como dos desconocidos
Siempre lo seremos.

A veces pegamos combos al aire amigo
Después nos tomamos una cañita de vino
Y yo vuelvo a ser el niño niña que quieres tú.

Nunca fuimos los chicos lindos de la fiesta.
Éramos los que teníamos apodo desde pequeños ¿Cierto?
Lloraba en algún baño
Nunca fuimos buenos para ningún deporte
La tragedia de las letras me hizo depender de ella como una droga.

Un libro esconde más erotismo que todos los hombres que escucho cada día.

Pero compadre, cuéntame si algún día ese niño rubio me mirará
Y aunque ya no lo quiera,
Hazme creer que él se puede fijar en una cholita como yo.
Y tal vez, en algún futuro, pueda amar.

Me alegro que estés feliz, aquí ya es primavera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario