1 oct. 2012

Textos Sagrados I y II


I.
Pallida mors aequo pulsat pede pauperum tabernas,
regumque turres.
A la Virgen Impoluta Silencio
Por cuanto, por parte de vos, Virgen Impoluta Silencio, nos fue fecha relación que habíades rogado misecordia, para que la mano de tu cabeza y sustento no actuase con tanta rigidez en castigo por tus quejas, os negamos licencia alguna de reclamar ante tu jefe y sustento de tu hogar. Virgen Impoluta Silencio no debéis dar culpa a un hombre el cual le es menester  amar  a otra mujer, además de vuestra merced.
Virgen Impoluta Silencio: os sentenciamos a obedecer y callar hasta el fin de sus días, ya que ha sido desposada hasta la muerte, y  que vos no tenéis derechos al igual que los negros.
Si  vuestra merced es golpeada por su esposo y señor, calle.  
Si vuestra merced incurre en lujurias, os llevaré a la horca.
Si vuestra merced ha sido desposada con un hombre que ama a muchas más, calle.
Virgen Impoluta Silencio: manténgase virgen, manténgase impoluta y manténgase en silencio, que vuestra merced sólo mostraría bellaquería  al creerse libre si su conducta fuese arbitraria a los designios de las buenas costumbres.
Fecha en occidente, a tres días del mes de marzo  de dos mil y once años.
Yo, el Rey.
Por mandado del Rey nuestro señor:
                                                Vuestro esposo. 

II.

Marianita

Dios te salve Marianita, llena eres de lágrimas,
Somos contigo;
benditas son las trabajadoras de piel tostada
y bendito es tu cuerpo erótico, Yislen.

Santa Juanita, Madre de los latinos
Ruega por nosotros, herejes,
ahora y en la hora de nuestra jarana. Salud.


No hay comentarios:

Publicar un comentario