3 feb. 2013

Practicante

Partí temblorosa a ese primer día de práctica, me dijeron que Pedagogía era una carrera muy fácil de sacar en corto tiempo, yo me vi rápidamente de actriz en otro lugar y decidí estudiarla, para contentar con el cartón a mi familia. Pensé en lo mucho que me gustó la literatura cuando la conocí, cómo me salvó la vida mientras yo sólo conocía aquellos best seller y los libros que en el colegio me hicieron leer, -por supuesto, libros pop-, había que cuidarse de formar políticamente a jóvenes que no se llevaban bien con los "adultos". Ahora que soy adulta, pensé, les diré que yo también fui como ellos, que no me adapté nunca a la Escuela y que todo me parecía tan falso y preparado; les diré que no me interesa que usen uniforme, que beban y fumen después de clases; los aconsejaré en lo que necesiten, y hasta... nos sentaremos en círculo para romper esa detestable jerarquía profesora-alumnos.
Saludo al caballero de UTP y conversamos de mi proyecto, es el primer día de clases y digo:
- Abran su libro del Ministerio y completen las actividades
Por la tarde llego a mi casa y lloro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario