6 abr. 2014

Wladimir, como si fuese mi mellizo de 22 años, hoy murió

Te golpearon con odio, ese mismo odio que se transmite desde que te dijeron "los niños no lloran", "las niñas usan vestido", "los niños no se visten como niñas", "los niños no se besan con niños".
Así te hicieron sentir asco de ti mismo, vergüenza y maldad.
Así mismo te demostraron tu concupiscencia.

- Mellizo pide fuego para su cigarro
(en Avenida Independencia con Santa Julia, en el centro de San Francisco de Mostazal, en la capital que me queda a doce horas)
-Maricón culiao- le dijeron.
Wladi les dice: "mala onda"
y le gritan:
<<TE VAMOS A MASACRAR
TE VAMOS A MASACRAR POR MARICÓN>>
Como un ritual purificador de tanta cola suelta, a tanto pecado junto, matar a los sodomitas, a los desviados, a los maricuecas, mariposones, mujercitas.
Matarlos y que no quede ni uno.
Patadas en la cabeza
Patadas en el cráneo
Patadas en el charco de sangre
cuando la cabeza deforme ya no grita de ayuda.
MARICÓN MARICÓN MARICÓN
gritan con ritmo, con furia, con alegría.

Del deseo reprimido, de lo que les enseñó la mami y el papi, de lo que les enseñaron en la tele cuando se reían de los maricones. Cuando jugar fútbol era de ellos mientras los maricones jugaban con las niñas. Eso sí, porque los maricones son sidosos, son lacra social, probablemente también sean pedófilos, así les enseñaron y así mismito hay que eliminarlos.
Wladi agoniza, pero agoniza toda la vida, él y cuantas-cuantos más. En este país de putos del empresariado transnacional en el parlamento, pero que apuntan a las putas y los putos pobres de la calle.

De este país lleno de caretas donde las mujeres son golpeadas y los agresores andan libres, felicitados por ser bien machos.

Lloro, y eso no sirve, porque ayer esperando en la esquina mi colectivo, me gritan de mi cuerpo y yo hago que no escucho, les respondo que se vayan a la mierda, y se ríen, mucho y muy fuerte.


Hoy muere Wladi, pero nos levantaremos, te lo prometo cariño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario