25 jul. 2014

RASPAJE

Soy todas, siempre lo fui
                       Y ellas fueron yo también
Y yo no soy yo, sino cuántas más que sueño, veo y huelo.

Jugaba a las muñecas mientras mi papá me metía la mano entre las faldas
A Feñita de tres años la hacen pasar por mi hermana y jugamos juntas.

Ya con cinco hijos, uno más en la olla no se puede,
Me duelen las manos fregando, lavando
Y el viejo que llega y se echa a que le sirva.
Llegué al Hospital, todo salió tan mal
Tan mal y sola, muy sola
y me raspan
y me miran con desdén
pobre, maldita y asesina
mala madre de un ser que no era ser.

Ese ser que no fue ser
Muchas veces no llega a serlo ¿y por qué?
Porque Dios tal vez es el mayor abortista del mundo
Pero no digamos tal herejía (shhhh)
Porque ama la vida, pero no de las mujeres
¡Ay! que mentira dogmática
Jesús no apedreó a María Magdalena
La espiritualidad se les acaba los domingos y su dedito acusador
Está lleno de dudas que acallan porque el cielo es de ellos y eso les tranquiliza.

Tenía quistes y no podía ser madre
A los 20 aborté y me da miedo haberme desangrado hasta llegar al Hospital.

Me llaman al teléfono preguntando si tengo las respuestas
Yo no sé nada,
Yo no sé de la vida y de la muerte
He cerrado los ojos nublados tantas veces, me duele el silencio hipócrita
¡Me duele!

Allí en la camilla mirando al cielo, si me das respuestas virgencita
Las cuencas del rosario y los rezos no alcanzan
Para pedirte perdón por haber amado
Porque se me olvidaron las pastillas
Porque el condón se me rompió
Porque soy humana y me equivoco
Pero no quiero ser mamá
Soy tan joven
tan feliz así
él no me quiere
nunca me quiso realmente… y yo no quiero quererlo ni mirarlo

No me interesan los baby shower, las cuicas de la UDI
los proyectos de ley que se empolvan entre sus tablets 
y tal vez el Chicho nunca fue feminista pero qué importa, sí cuidaba a las mamitas
y a las wawas
y no era un viejo cerdo.
Un viejo de mierda quien antes de irse como un ángel totalitario nos fregó a la miseria
de clandestinas
somos todos los días peores
y más endeudadas
y silenciadas en “el problema de la mujer”.

En la Iglesia me enseñaron que el sexo era sucio y de impía
Acuno en mi vientre con tristeza una wawa.
Miedo de que me miren con cara de puta pecadora
Miedo a que me obliguen a casarme
Y miedo porque disfruté tantas veces y en tantas formas.

Y me da miedo nombrar
Nombrar la palabra prohibida
Porque suena a asesinato aunque
Ya me hayan asesinado la conciencia
La moral
La vida misma
ABORTO, me, nos, te lo repites mil veces en la mente
Lo considero o lo desecho
Pero yo y todas, es decir, por mí, por ti y por todas.
Habremos de decidir lo que será.