13 jun. 2015

Piscina verde


Pensando en que emerges de mi piscina sucia
Que te sientas frente mío
Y te ríes
O gruñes…
Dependiendo del día que hayas emergido
Mirarás con tu cara de pregunta
Y de satisfacción intelectual.

Entrarás,
observarás de reojo mi escote
y mis mejillas rojas
metonimia de mi deseo creciente
que recorre como música sublime.

En mi cerebro pequeños seres tocan como xilófonos…
Estoy en verde y rosado y morado y malva…
No me salves de este viaje.
No alimentes mi carne.

Te veo en blanco y negro
eres de una película antigua
esos auditores empapados de Hollywood
se quedarían dormidos al verte por cinco minutos.

No puedo dejar de asombrarme
Con tus detalles, tu profundidad.
 Te acercas y me conversas.
Yo, como enamorada poeta maldita viviendo en la época menos adecuada
Esto es manoseado malgastado cliché, 
Detesto la época que me tocó vivir.

¡Cómo te amo encontrado!
Viajero  del misterio
Conocedor del universo
Cae sobre mi cuerpo
Para sentir que muero.

El placer de tu líquido
El eros desborda el espacio
Los vecinos escucharán tocándose del otro lado
O mirándose incómodos.

Tu pequeña muerte y tus ojos que sonríen
chiquititos contentos.

Dormiremos hasta que el disco deje de tocar.
Para cuando el silencio se apodere del cuarto
Me habrás despertado con un beso tuyo en el cuello,

No hay comentarios:

Publicar un comentario