8 jul. 2015

La emperatriz


Creo que te he visto en otras vidas.
Así comienza cada historia.
O tal vez mientras me cogía a mí misma en medio de la noche
Debajo de las sábanas:
Un orgasmo y dormir como si un tren pasara encima.

Mis letras se ensanchan, para ser miles de sus voces
Con el grito a medias aún.
Quiero tanto terminar estos gritos
Y cinco a siete veces irme cada noche.

Nadar, flotar, de espaldas por tus pozos
Azul cielo
Infinito erotismo.
Tu voz me atrae,
No puedo ser romántica.

Perdóname por querer ser sumisa
Sólo de mentiras, mientras me atrapas
Dándome de tu sexo como un río
Que corre por mi piel.
Mirándome,
Mientras yo no te miro.
No podría,
De vergüenza cuando me descubres el entramado de a poco.

Temo ser la obsesiva,
La ebria lolita que te llama cinco a siete veces
-como mis orgasmos-
Y en la noche llega a casa, molesta
Por querer encapsularte sin triunfo.
Como a mis amantes.
Mis amantes fieles
Van y vuelven.
Me cogen por ocio
Me cogen por amor verdadero
Me cogen porque soy su fantasía
Me cogen porque creen que les enseñaré
Me cogen para dominarme
Me cogen porque mi cuerpo es una fiesta.

Están cuando no los llamo,
Están en otro país cuando estoy caliente.
Están de novios cuando quiero amar.
Están empalagados de mí, cuando recién me interesan,
Llenos de mi amor por una noche
Mi cariño nocturno.

Los machos creen que los adoro,
El deseo es un fluir
Que se va rápido también.
Soy caprichosa
Y si adjetivo mi deseo, es porque lo conozco muy bien.

No contestan en la noche ebria,
Cuando no tengo cama donde dormir,
Y vago por las calles, esperando el llamado
Que nunca llegó.

Me miran esperando que los busque
Que les ruegue a los cobardes
Míseros patanes
Los maldigo uno a uno,
Y bendigo los sorbos y mordiscos que me dieron
Cuando se enamoraron de mis trozos
Mas no conocieron mis secretos.

A muchos les lloré y les lloraré
Les odié y les amé.

Esta noche
De humos
Pienso en tenerlos
A lo mejor turnarlos
Aunque a uno lo vaya amando
Es catástrofe anticipada
Su bipolaridad
Mis síndromes
Crónicos
Mi ultraconsciencia
Nuestras pastillas sin tomar
Las pastillas nunca recetadas
Para comprender estas idas y venidas

Pero hay algo,
Que nunca nunca nunca podrán decir de mí
Que si fui fría, tal vez
Que si fui inerte, es probable con algunos.
Pero hay algo,
Que nunca nunca nunca podrán decir de mí,
Es que les aburrí.

Un secreto revelado: mi intensidad puede amar por una noche.


No hay comentarios:

Publicar un comentario