13 ene. 2016

Primer día

Soy la medusa pero,
la serpiente cascabel se coló en mi cama
Corrijo: bailó en mi cama.

Su figura curva y rítmica se coló entre mis piernas
Me devoró la culpa
Me desprogramó el dogma
Serpienta negra
Serpienta dorada del sol
Ojos moros
Ojos de oro.

Maneja con la furia de querer vivir la vida
Manejando el manubrio
También mis caderas a su antojo.
Ahora que ya no está presa de los celos amantes
Somos nosotras sus presas.
Pues la serpiente hipnotiza con su música
Y sus gustos serpentosos.

Controla el seseo
El deseo lo desborda y su veneno rompe la vasija de mis anhelos.

Pensé que cual tragedia el destino inexorable me mantendría dentro de ella muchos meses digiriéndome y yo, consciente pensaría todos los días en mi desintegración.

Escape a tiempo para ver como la serpiente viaja con destino a campos y desiertos floridos.
Mientras yo libre tomo la flauta para atraerla por el primer día para que el resto de sus días baile a su antojo.


Tal vez me regenere en serpiente.