23 jul. 2017

Las cartas

Maga colgada, emperatriz del cambio.
Él me dijo, la intriga,
como si hubiera un universo que desborda.

Lo amé desde la segunda vez que lo volví a ver.
Los años lo volvieron hombre,
y la plenitud en mi cuerpo
lo llamaba.

Yo no sentí el deseo que sentí con otros hombres,
la fugacidad del placer y las caricias nocturnas.
Con él quise los días,
los mares por la mañana.

Una mujer que no vuela se vuelve pez.
Quiero nadar con el pez de río que tomó forma humana.

Importará lo material a la crudeza del amor?
Perecerán todas las corazas del mundo
ante el dolor sublime de estar vivos.

Sin la certeza de un suelo confortable.
Ícaro se lanza a los cielos para llegar al universo
detrás de mis ojos, como los describe.
Hace de esta noche la incertidumbre más bella.

Los miedos que se esconden entre mi mente.
Mi primer paso al humedal.
Es un ser que sutil me apresa
en la noche de luna llena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario