29 ago. 2017

Isla de los Toraja

Como el mar rojo, tu mano se extendió abriéndome.

A
Dentro

Para
Sobre
Un acordeón de los pliegues.

El ego nunca es amigo del amor.

Los puñales recibidos en invierno.
Sólo una mujer bañada en creencias,
posterga pedirle ayuda a su tótem.

La muerte no me encontrará despavorida.
Ni desolada por no haber encontrado la causa de mi ausencia.
Expuestos los tatuajes serán enmarcados.
Mis trozos desparramados hasta las córneas en humanos.

Con travestis despedirán a la flor de terciopelo,
llena de espinas y no la corona de Cristo precisamente.

Una pequeña que se salva de las olas,
sin padre camina desnuda hacia el mundo que la ve levitar.

23 ago. 2017

Taijitu

Se derrite el sol en 
                                   mí,
cobija el dintel en el terremoto del 
                                                       yin.
Las brasas bajo el techo,
el escudo de lágrimas guardan la sal del agua.

El a mor es la valentía del inteligente.

Ni esperanza,
ni miedo.
Ni éxito,
ni fracaso.

La cuenca vacía de los ojos.
                           (Nos podrimos por las mismas larvas).

Cuando nos volvemos peces, el mar se convierte en el concreto que destruye el pasado.
La mirada perdida esperando la primavera.
En la urna de mis abuelos, el beso en la mejilla de mi amado traicionero.
La luna me grita las palabras escondidas en su menguante.

En esta Tierra ansiosa no debo ser,
mientras camino por el hilo de la vida y la muerte.

Aquellos funestos recuerdos y predicciones,
los hago volar con el poder de la determinación.