30 sept. 2017

Fin del invierno



Mete al fuego estas últimas leñas que tengo en casa.
Despiertan en la noche y crujen las brasas.
Amarrando mi mano a la sábana,
pensando en el sexo inexorable.

En el invierno busqué los recuerdos creados de tu piel.
Me anticipo para cuando nada suceda.
Intento escuchar tu desvelo sediento.
Descubierta, en el mal aparentado pudor.

Es desafío no abrir las puertas.
Inmiscuirse en el cuarto con el paso imprudente sería una caída al placer.
Disfrutar tu cuerpo como si fuera el primer y último día de sol del mes.

Me gusta retrasar mi presa,
dorar para que cuando mordamos el deseo,
los orgasmos sean largos y húmedos.
Observar jugando con paciencia,
contornearme cerca, con las plumas entre mis senos.

Soy bandeja de plata.
En la altura de un mueble,
una gata mira sospechosa.

Este toro lo vuelvo cenizas, mientras mis piernas tocan sus hombros.
Resopla yéndose feliz por las horas que aguardó para entrar.
Toma lo que puede y lo que quiero que obtenga.

Ellos juegan a esconderse para ser serpientes en mi nido.





No hay comentarios:

Publicar un comentario