9 may. 2018

Las cartas (poema reposado y más actualizado)




Maga colgada, emperatriz del cambio.
Una mujer que no vuela se vuelve pez.
Él me dijo La Intriga,
como si hubiera un universo que me desborda.

La plenitud en mi cuerpo de gata lo llamaba.
Después del deseo, la añoranza de que sea verdad.
Con él también quise los días menos fugaces,
los mares por la mañana en caricias.

Perecerán todas las corazas del mundo,
ante el dolor sublime de estar vivos.
Ícaro se lanza a los cielos para llegar detrás de mis ojos.
Se quema y huye frágil. 

Me apresó en la luna llena,
suelto al avecillo en la otra luna,
para que no digan qué tirana.

No vuelvan más a este humedal.
No serán bienvenidos. 


8 feb. 2018

VII



Te miras al espejo buscando el reflejo de ojos?
Un nenúfar toma té y soy yo.

Creo delirar la vida.

Aguarda en el dintel los besos que no nos dimos.

Cariño, compones en tu nacimiento aire y tierra.
Cómo convives con tus notas y dedos que adoro?

Los secretos son placer por las noches, en que te conté de esas historias.

Siete años he visto tus vueltas al sol  como siete vidas de una gata que se cuela entre tus sábanas.

Me proyecto en qué?
Solo el vaivén de tus cavilaciones, sin la espera para no afanarse.

Cuando tu piel nevada y mis pequeñas muertes se encuentren, será descubrirte un poco más.
Siempre que sepa que lo único constante son tus cambios,
menos las dudas de tu cuerpo cuando me toca.

Lo demás, prefiero la traducción al idioma corpóreo.